domingo, 31 de julio de 2016

Envidia Divina.



Envidia Divina.
La vida en ocasiones nos convierte en nuestros propios enemigos
Descubre y nos enseña a amar los demonios
La dualidad de las alas y los cuernos en nuestra piel
Dejando a un lado la duda acerca de lo que podemos y no podemos percibir
Lo que si podemos percibir es el amor
hay que agazaparlo con halagos
invitarlo a dormir
Somos errores orgánicos, ambulantes y parlantes
Constante mutación que llora, se enamora y siente
No me quedare de brazos cruzados
Cuando me digas que eres inútil
Porque en cada uno de nosotros hay algo entrañable
Algo que los dioses concurren a envidiar
Esta capacidad de amar con la mortalidad de lo efímero
Hacer planes llenos de juventud
Dar por sentado todo
Tal vez esa es la parte que más admiro
Dar por seguro que solo nosotros mismos
Podemos destruir lo que creamos
¿Qué sería de los inmortales sin el amor?
Dirán que soy un romántico empalagoso
Un amante empedernido
¿Pero que es amar?
Si cuando amas a un ángel solo ves su dulzura
Yo soy más de amar demonios
Ellos son siempre honestos
Creo que en eso se basa el amor de una madre
Ellas van al cielo porque ya probaron el infierno en la rebeldía de los hijos
Ama con la fuerza de la naturaleza humana
Ama y perdona errores
Pero ama con franqueza
Los defectos también cuentan
Y si los días de arcoíris no suplen los días grises
O viceversa
No estas amando
Deberás partir a tu soledad
Pero no hagas daño
Porque la vida también nos enseña
Que lo único que quedara si alguna vez se nos escapa el aliento.
 Es el recuerdo
 Amar  mejor que nadie
 esas lagrimas son meritorias de un paraíso.